#ARDE BUE: Toots and the Maytals y las razones por las cuales no hay que perdérselo

Toots es quizás, después de Bob Marley, el artista más representativo o por lo menos entre los cinco mejores de la historia del género de la isla. En cuanto a ser uno de los iniciadores, la influencia de Toots logró trascender y llegar a diferentes artistas más allá de las costas de Jamaica. Estos son […]

Toots es quizás, después de Bob Marley, el artista más representativo o por lo menos entre los cinco mejores de la historia del género de la isla. En cuanto a ser uno de los iniciadores, la influencia de Toots logró trascender y llegar a diferentes artistas más allá de las costas de Jamaica.
Estos son los motivos de por los cuales creemos que ir a ver a Toots and The Maytals es un must:

1. Intro. Acomodemos el rompecabezas.

Bob con sus aullantes Don Drummond y sus adorados Skatalites. Delroy y su magia, quizás el primer gran artista reggae dentro de Jamaica. Cuenta la historia que con 16 años Delroy fue la primera estrella adolescente. Provenía del mismo barrio de Marley, Trenchstown, y el Ambassador -el teatro más emblemático de Kingston- colgaba casi irremediablemente el cartel de “sold out” en sus ventanillas en todas las funciones del prodigioso adolescente.
El hombre de negocios y toda la mística de Studio 1, Sir Clement Coxsone Dodd, los Derrik, Harriot y Morgan, Alton Ellis, King Tubby con su ayudante Lee Perry y los Upsetters, Augustus Pablo, son los nombres del Olimpo del reggae. Dejaron su marca y contribuyeron a la concepción de un género nuevo, muy rico en cuanto a su historia. Entre todos ellos está Toots.

2. Orígenes. Un auspicioso comienzo.

Frederick “Toots” Hibbert nació en Maypen, Claredon, Jamaica. Como casi todos los niños de Jamaica en aquellas épocas, el primer contacto que tiene con la música se da en las iglesias, y eso fue a la edad de 7. Ya en su juventud, su familia decidió movilizarse del interior de la isla hacia Kingston. Allí se cruzó con Raleigh Gordon y Jerry Matthias, junto a quienes conformaría un trío, de los tantos que florecían en Kingston y en toda Jamaica. Si bien existen registros bajo el nombre de Vikings y The Flames, el nombre definitivo del trío fue The Maytals, para más adelante pasar a llamarse Toots and the Maytals.
Por aquellos años, encolumnarse detrás de una disquera bajo el ala de un padrino que los apuntale, era signo de que el éxito estaba a la vuelta de la esquina.
En 1962 ficharon para el inmenso Studio 1, el primer gran sello de la isla, bajo la tutela del gran Sir Clement Coxsone Dodd, el padrino del reggae y una figura trascendental en la historia de la música. De esta conjunción dieron a luz a “I¨ll Never Grow Up” y “Just Got to Be”, sus primeros hits dentro de Jamaica.
¿Su estilo? El ska beat, con reminiscencias de calipsos y el mentos típico del caribe.
Corrían los primeros años de la década del ’60. Jamaica se independizaba como colonia del Reino Unido y no paraba de sacar grupos vocales, principalmente tríos, que, con orquestas o grupos más reducidos, deleitaban al público en los bailes de salón.
Luego de sus primeros pasos con Dodd, según cuenta la historia, se fueron de sus huestes, eclipsados por una bandita que se las traía, The Wailers.
Frederick y sus amigos, se acercaron a trabajar con otro histórico de los comienzos del ska, el operador número uno de soundsystem, Prince Buster.

De la relación con Buster apareció “Dog War” aka “Jungle Broadway” como éxito de ese año.
En el año ’66, el trío comenzó a colaborar en conjunto con el legendario artista de ska Byron Lee y los Dragonaires, un viejo bucanero del ska en las cálidas aguas jamaiquinas.
Ese mismo año, con Lee haciéndoles de banda de soporte, ganaron el festival de la canción con “Bam Bam”* y salieron eyectados al mundo como las nuevas estrellas de la sorprendente, fervorosa y burbujeante música jamaiquina.
*Nota: Sister Nancy, considerada la primera cantante dj, haría en 1982 un cover de la canción en versión dancehall, ayudada por uno de los productores estrella de la escena de aquellos años, Winston Riley. Como músico, Riley había dado lo mejor en los dorados años del rocksteady a fines de los ’60, con sus Techniques, haciendo de “Bam Bam” un hit, considerado un himno del género infaltable en ninguna enciclopedia de música.
Yellowman hizo lo mismo, pero con distinta suerte, hasta que unió fuerzas con su pupila Nancy.

3. Empezando a despegar, problemas con la ley y el éxito rotundo.

Las andanzas de Toots fuera de la música le generarían un problema: fue detenido por posesión de marihuana y condenado a 18 meses de prisión.
En 1967, luego de la independencia de Jamaica en el ’62, el país se vio sumido en una serie de problemas sociales que llevarían una ola de violencia inusitada a las calles. El ska iba perdiendo fuerza. Es ahí cuando los Maytals se asociaron a Leslie Kong, un chino de los tantos que llegaron emigraron hasta el caribe por aquellos años, hasta transformarse en la primera colectividad en cantidad de personas dentro de la isla. De su alianza, saldría el primer gran golpe en las grandes ligas.

Durante su estadía en la cárcel, la musa inspiradora se posó en Toots y de esa experiencia traumática creó la letra de “54.46 Was My Number”, un poderoso y pesado rhythm que con gritos dignos de una misa góspel, que dejaría a todos descolocados bailando toda la noche. Con este tema ganaría nuevamente el festival de la canción de Jamaica.
En 1968 se Toots inventó también el término “reggae”, ya que la primera vez que apareció esta palabra fue en el tema de los Maytals “Do the Reggay”.
En 1969 la alegría del ska iba a ser reemplazada por un ritmo muy parecido, de solo un tiempo menos. Con algunas características diferentes en cuanto a las letras e instrumentos, tomaría el nombre de rocksteady o early reggae. Esta moda duró unos pocos años, hasta finales de los ’60 y principios de los ’70 con la irrupción del ya conocido para nosotros roots reggae.

Las giras los llevarían para el Reino Unido, donde la música jamaiquina tenía un crecimiento exponencial, debido a la gran cantidad de inmigrantes que cambiaron las transparentes aguas del Caribe por la bruma de Londres.
Para 1970, Toots ya era una figura consagrada. Había participado en el primer festival de música del Caribe, realizado en el estadio Wembley, compartiendo cartel con otros consagrados de la isla Bob (Andy) & Marcia (Griffiths) la niña que luego sería una de las I Trees de Bob arriba de su mega éxito “Young, Gifted and Black”, Millie Small (de la misma ciudad de Toots, Claredon) con su primer tema de ska que logro repercusión y éxito en UK “My Boy Lollipop”, Desmond Decker quien fuera catalogado como el padrino jamaiquino del ska debido al terrible y gran suceso que tuvo su primer éxito dentro y fuera de la isla “Israelites” además de John Holt, Laurel Aitken y Roy Ellis y sus Pyramids donde se pueden ver unos jovenes todavía llamados Maytals.

Todo esto fue captado por el lente de Horace Ove, un director de cine que compiló todo en un documental llamado Reggae (1971).
En 1972, Toots ganó nuevamente la competencia del festival independiente de la canción con “Pomps and Pride”. Algunos de sus temas fueron parte del soundtrack de la película A Harder They Come, que ayudó al reggae a llegar a las pantallas.
Hits inoxidables como “Pressure Drop” y “Monkey Man” hicieron explotar la carrera de los Maytals y girar por todo el mundo.
Lo que Curtis Mayfield era para Bob Marley, Otis Redding lo era para Toots: los compararon por su estilo, entonación y por la visible influencia del soul de Otis en la obra de Hibbert.

Finalmente, con su álbum “Funky Kingston” logra despegar y transformarse en una estrella internacional. El LP es considerado su obra cumbre, con canciones como “Louie Louie” y el propio “Funky Kingston” que muestran de manera clara ese cruce entre la música jamaiquina, el blues, el soul y el folk de Norteamérica, todos géneros que influenciaron notablemente a los artistas de la isla.
Otro álbum clásico que hacía referencia a la influencia que Toots recibió fue “Reggae Got Soul”.
En el Reino Unido, a fines de los ’70 y principios de los ’80, se gestaba el auge del ska, denominado 2 Tone. Muchas bandas hicieron covers de temas de los Maytals: The Selecter haría lo suyo con “Monkey Man” y si hablamos del punk, The Clash versionó “Pressure Drop”. Así la carrera de Toots tomaría un poco de aire fresco que lo mantendría en las primeras planas durante esos años.

Si bien el artista no tuvo una carrera prolífica en cuanto a discos, nunca se alejó de los escenarios. Su producción artística en cuanto a grabaciones caería un poco en los ’80 y los ’90.
Algunos grandes éxitos y performances en vivo completan su discografía.

4. Actualidad.

Tuvo 4 nominaciones para el premio Grammy a “Mejor producción de reggae music” y fue en la edición de 2004 en la que se alzó con la estatuilla con su disco “True Love” -un álbum de éxitos en formato de duetos con grandes artistas de tan diferentes estilos como de Eric Clapton, Keith Richards, Jeff Beck, Ben Harper, Bonnie Raitt, Willie Nelson, No Doubt, Manu Chao, Bootsy Collins y The Roots además de Bunny Wailer, U Roy, Marcia Griffiths, The Skatalites, Ken Boothe, Shaggy y Gentleman del reggae-.

Su último disco con temas originales “Flip & Twiste” fue lanzado en 2010. Luego, en el 2011, sacó su unplugged, con el cual estuvo de gira en varias presentaciones.
Actualmente se encuentra en plena actividad, sin la vorágine de sus años mozos, pero habitualmente emprendiendo giras y grabando algunos singles cada tanto. También es una de las principales figuras de los festivales más importantes de música y de reggae alrededor del planeta.

Por primera vez en nuestro país, el Festival BUE te trae a la leyenda viviente, uno de los últimos héroes que comenzaron esa locura llamada reggae en aquella pequeña e inhóspita isla del caribe.
Toots se estará presentando 14 de octubre en el Festival Bue junto a Iggy Pop, The Libertines y El Mato A Un Policía Motorizado. ¡No te lo pierdas!