#Cassettera: Luis Alberto Spinetta por Tani

Noches de Rouge es el nuevo compilado de Yolanda Discos y cuenta con interpretaciones de canciones de los 60s y 70s. El primer volumen de Noches de Rouge cuenta con la participación de Tani Wolff, quien nos cuenta cómo fue su proceso para el armado de sus interpretaciones.

En casa siempre se escuchó mucha música: mi papá ponía Captain Beefheart, Frank Zappa, Miles Davis, mi mamá a Caetano Veloso. Crecí cantando riffs de King Crimson en el asiento de atrás del auto, y llegué a ver a Caetano hasta en la sopa. Pero música nacional escuchaban, en comparación, relativamente poco. Spinetta, Fito Páez y Charly García eran casi los únicos tres nombres que conocía y, bajo influencia de mi mamá que a veces se burlaba del tema “Estoy verde” de Charly, tenía algo así como una opinión formada de que Spinetta era el mejor.

Un verano sin nada que hacer, desempolvé los vinilos de mi papá y agarré dos de Spinetta: Kamikaze y Durazno sangrando. Creo que fue la situación perfecta para adentrarme en su mundo: divertirme aprendiendo a hacer funcionar el tocadiscos, dar vuelta los vinilos, recostarme en el sillón y mirar el techo a imaginar cosas.

No entendía mucho lo que pasaba, si me gustaba o no, de hecho creo que es justamente lo opuesto al tipo de música que hago. Muchos acordes, muchas variaciones, letras muy largas. No sé si fue la influencia de mi madre, el calor, el tocadiscos o que no tenía nada que hacer, pero me acuerdo muy bien que dije “¡es un Dios!” y tuve ganas de tener una foto suya y colgarla de alguna parte cual estampita de Jesús. Spinetta es mejor que Jesús.

A partir de ahí seguí revolviendo entre otros discos de él que había en casa, Artaud, Tester de violencia. Ahora no es que escuche Spinetta muy seguido pero le tengo mucho respeto y, en el fondo, sigo creyendo que es el mejor. Tendrá que ver con ese mundo muy suyo que pudo crear, ese mundo para mí, inentendible, lleno de metáforas raras quizás.

En esta versión que hice de “Ella también” creo que justamente intenté acomodar a Spinetta a mi estilo: poca letra, pocos acordes, poca complejidad. Ay, pobre Spinetta, revolcándose en su tumba.

08:33 Ella también – Tani (Luis Alberto Spinetta)