CHARLITAS con Adrián Rivoira (aka Babauh) de Les Mentettes sobre su trabajo solista

Adrian Rivoira lanzó dos nuevos tracks que, según cuenta son un adelanto de lo que se viene en poco tiempo. Charlamos con él sobre este trabajo y más.

Sobre su decisión de trabajar en solitario

La verdad es que venía con ganas de hacer esto hace un par de años, era una necesidad más que una idea, algo que tenía en las tripas. Siempre disfruté mucho de trabajar solo al momento de crear música y me pareció sincero mostrarlo de esta forma. Si bien los Mentettes me dejaron el espacio para hacerlo a mi manera sentí inevitable la necesidad de hacer algo que sea “mío”.

¿Cuál es la diferencia principal que encontrás entre el mundo Les Mentettes y este solista?

En este momento se me hace difícil comparar o diferenciar porque es todo nuevo para mí, supongo que la palabra “solista” ya anticipa un poco de qué se trata el camino. Pensándolo un poco, una gran diferencia es que antes a la música le poníamos el pecho entre 5 y ahora estoy más solo. Un poco más en control y al mismo tiempo al servicio de mis propias dudas. 

¿Cómo conociste a Eze y como surge la idea de colaborar con él en este nuevo trabajo?

A Eze Spinelli (aka “Panda”) lo conocí hace varios años, con él produjimos juntos los últimos discos de Mentettes y con el tiempo se transformó en un gran socio musical. Si bien, como decía antes, hay todo un proceso inicial que sucede a solas, siempre termino las canciones con Panda. Supongo que esto se dio porque nos llevamos bien y los dos respetamos las opiniones del otro.

Sobre lo que lo inspiró para la composición de los dos tracks

Lo mío siempre fue un ejercicio un poco catártico. Casi siempre inspirado en las relaciones entre las personas, mis relaciones con las personas. No digo solo desamores, encuentros y desencuentros. A veces de una simple charla de la vida uno se cuestiona cosas y me sale ponerles letra y música. 

 ¿Cómo se te ocurre la idea de no trabajar más con guitarras? 

La falta de guitarras no fue algo pensado, estuve trabajando en un estudio donde había muchos sintetizadores de los años 80s, un Juno-106 por ejemplo, jugando me salieron estas cosas. Después de haber grabado varios demos me di cuenta que no había metido ninguna guitarra, al toque pensé: “ay, que bueno ir a tocar en vivo y no tener que llevar todo el set de guitarra”. La idea de un set micro reducido es lo que mas me tienta ahora, por eso para tocar en vivo armé la banda con Eze Spinelli en el sinte/bajo y Diego chamorro con un sampler. Estoy entusiasmado con la idea de poder tocar en “cualquier lado” y me parece que no ir a los lugares con instrumentos, grandes equipos y baterías va a ayudar mucho. 

 ¿Cómo conociste a Diego y cómo surge la idea de invitarlo a participar en vivo?

Es un amigo de toda la vida, hace mucho que veníamos trabajando con él y con los mentettes juntos pero en temas relacionados a producción y management. Tenía muchas ganas de volver a tocar con él y me pareció que era un buen momento.