CHARLITAS con Marina Fages sobre sus comienzos y sus inspiraciones

Hablamos con la querida Marina Fages acerca de un video que posteo la semana pasada en su canal de YouTube y descubrimos una faceta de ella que no conocíamos. ¿Querés conocerla mejor?

La semana pasada pasó algo que nos llamó mucho la atención, por lo que decidimos indagar al respecto. Nuestra querida Marina Fages posteó un video aparentemente nuevo en YouTube y en la cajita de más información escribió:

“Acá ‘Buen día te quiero’ el primer disco que grabé en mi vida, junto a Martin Minervini en 2011 Folk experimental electrónico desde la Temperley profunda.

Van a encontrar algunas cosas que retomé y luego se transformaron en otras canciones que entraron en ‘Madera Metal’ (2012) y también muchas referencias a historias q me gustan como Naruto Shippuden y La Saga de los Confines de Liliana Bodoc.”

Acá les compartimos el video y más abajo les dejamos una charlita que tuvimos con ella al respecto.

¿CÓMO Y CUÁNDO CONOCISTE A MARTÍN MINERVINI?

A Minervini lo conocí ese mismo año (2011), me escribió por MySpace para usar una pintura mía y empezamos a hablar.

¿COMO SURGE GRABAR ESTE DISCO JUNTOS BAJO EL NOMBRE DE HONS TURDERA?

Pegamos buena onda de toque y pensamos en hacer algo juntos, yo venía trabajando en paralelo con el disco de El Tronador junto a Mene y Lucy, pero estaba medio trabado así que con Miner arrancamos en esa y fue divertido. Nos juntamos donde vivía en Temperley y entre zapadas y cosas así empezaron a aparecer esas “canciones” que son composiciones en conjunto. Fue todo grabado bastante rápido, en unas semanas y casi siempre de noche.

Y el nombre surgió porque decíamos que eramos como hermanos y estábamos siempre juntos… nos veíamos por la zona, Turdera, Temperley, Adrogué.

¿COMO FUE TU PRIMER ACERCAMIENTO A LA MÚSICA Y COMO LLEGAS A ENTRAR A GRABAR ESTE DISCO?

La música me encantó desde chica, mis viejos escuchaban algo de música en cada una de sus casas (en Buenos Aires mi mamá escuchaba desde Serrat, Mercedes Sosa, Silvio Rodríguez, pero también Queen y BeeGees) mi viejo en el sur me pasó los Beatles y mucha música clásica. En algún momento empecé a tomar unas clases de piano, pero lo q me cambio mucho la vida fue cantar en un coro cuando tenía unos 11 años: fue una experiencia increíble casi mística. De adolescente participé en algunas bandas de grunge y hardcore punk pero tenía mucha vergüenza. Pasaron algunos años y me dediqué a hacer otras cosas, hasta que un día Lucy me dijo de salir a tocar mis canciones con el tronador.

SOBRE NARUTO SHIPPUDEN Y LA SAGA DE LOS CONFINES DE LILIANA BODOC, HISTORIAS QUE LA INSPIRARON

Lo de Naruto arrancó un tiempo antes de 2011, había tenido un accidente q me fracturé la cabeza, y me dolía tanto las semanas siguientes que no podía hacer nada, ni dormir, ni leer, casi nada. Pensé en empezar a ver una serie larga y que no tenga q pensar mucho para pasar el rato mientras me recuperaba, y ahí entré a una página de animés y vi que Naruto Shippuden tenía muchos capítulos así que la empecé a ver. Y me encantó, no había visto la primera parte de la serie entonces tenía un montón de interrogantes que fue respondiendo con el tiempo, y creo que en ese momento realmente, Naruto me salvó la vida o algo así porque me hizo pensar en otras cosas mientras la pasaba re mal.

NOTA: para quienes no lo conozcan, es un manga escrito e ilustrado por Masashi Kishimoto. La obra narra la historia de un hiperactivo ninja adolescente llamado Naruto Uzumaki, quien aspira a convertirse en Hokage, líder de su aldea, con el propósito de ser reconocido como alguien importante dentro de la aldea y entre sus amigos.

La saga de los confines de Liliana Bodoc me la pasó un gran amigo, Juan Matías Killian, con el que compartíamos el gusto de la épica fantástica. Cuando la empecé a leer no lo podía creer, la manera en que escribía ella era super especial y toda la trama que se asemejaba a otras novelas del género lo que tenía super interesante era que estaba atravesado por cuestiones muy de la historia latinoamericana. Me encantaría volver a leer esos libros de nuevo ahora… ya pasó un tiempo.