Cobertura: GoodGoodNotBad en Niceto Club

Los BadBad se presentaron en dos oportunidades en el marco del gran ciclo que empezó este año, Niceto Black promete ser por lo menos hasta ahora, lejos, de lo mejor que está pasando este año en Buenos Aires.

BienBienNadaMal/RecontraBien

Con la desfachatez digna del calendario de cada uno de sus integrantes los BBNG se presentaron en dos Nicetos colmados, que hasta aquí no tiene nada de extraño, pero si se toma en cuenta que es una banda de millenials que hacen jazz fusion-intrumental, ahí radica la clave (key) de esto.

Estos cuatro canadienses que apenas superan los veinte años se despacharon con dos shows a base de su mezcla de jazz, con momentos de hard, grandes pasos de post bop y hasta me animaría a decir que hubo solos dignos de free jazz, dejaron boquiabiertos a todos los asistentes. Buscaron climas y los lograron, la gente pedía silencio por momentos, algo realmente anecdótico en la historia del venue.

Pasearon por sus tres producciones (exceptuando su trabajo con Ghostface Killah de Wu Tang Clan) con la limitación de la falta de vocalista, pero con todo el empuje y convicción de lo que hacen.

Los BBNG son el recambio, la nueva generación, la nueva ola y la vanguardia en la que están también metidos, Kamasi Washington, Thundercat, Robert Glasper con una carrera un poco más extensa, por nombrar a los más conocidos, pero todos estos nombres están dándole a la música popular su impronta de jazz, solo con repasar sus trabajos podemos dar cuenta de la importancia y el grado de influencia que está teniendo el jazz en la música contemporánea actual.

Si contamos sus colaboraciones con Kaytranada, Rihanna, Ghost, Kendrik Lamar, Danny Brown, los Odd Future, Tyler The Creator y Earl Sweetshirt, podemos hablar un poco de la apertura musical y del cambio que representan además de lo buscados que son.

La complejidad, el entendimiento, y sus eximias intervenciones en solos que sin sobresaltos fueron la clave y que por momentos las atmósferas de los solos de teclados ejecutados por Matthew Tavares fueron superlativos. Leland Whitty en saxo es la más reciente incorporación (2016) para dejar de ser un trío, sus intervenciones fueron tema de elogios y no se quedarían atrás como así tampoco los desbordes de Alexander Sowinski en la batería, lo más correcto, sin pasar casi al frente ni ser estridente en sus momentos de lucidez, fue el bajista Chester Hansen, que fue pura solvencia, cimentando la base de la banda donde los demás desplegaban alas.

Sonaron de manera ajustadísima y lograron cautivar a los más de mil asistentes que se acercaron por curiosidad o por conocimiento a ver otra fecha de este gran ciclo que ya nos regaló a Tony Allen y pronto no ofrecerá el reggae de Horace Andy una leyenda de la música jamaiquina además de Lee Fields un soulero de la más vieja escuela que se pueda encontrar hoy en día y todo el techno y house de Detroit con Theo Parrish.

No quiero dejar pasar la oportunidad de hacer dos referencias o análisis sobre la propuesta de los muchachines.

Desde que me enteré de la llegada de BBNG a Buenos Aires ya me preparaba para hacer estas salvedades que creo, a mi humilde entender, nos pueden ser material útil para entenderlos más aún y son:

1- La Gallina o el Huevo/El Huevo o la Gallina. Para llegar al sonido que demuestran tan versátilmente con muestras de exquisitez musical, tanto en los solos (grandes instrumentistas con gran pericia sobre el instrumento que ejecutan) pasando por el buen gusto de las composiciones, pero además por su compromiso con la vanguardia y la idea de romper con ciertos cánones preestablecidos? mitos o reglas tácitas con además su investigación o forma particular de ver el jazz y de tocarlo.

No es una comparación de músicos, ni de estilos es solo una referencia de sonido, para llegar a un BBNG antes tuvo que haber otras cosas.

No que los haya influenciado, pero hay veces que los músicos no se animan a meterse con el famoso Status Quo de los géneros, ya que podés ganarte muchas enemistades. Alguien que se haya metido en esos prolegómenos fueron los Weather Report, ellos fueron y tomaron el jazz como eje, le agregaron cosas, lo deformaron, jugaron con su “rigidez”.
Creo que no se puede dejar de nombrar como antecedente musical y hecho histórico en la rica vida del género, un mojón más, otro de los tantos puntos de inflexión.

El jazz fusión o jazz rock con elementos del funk que ya el jazz solo había adquirido años atrás. Esto fue lo que llevaron a cabo los Report, fueron bocanadas de aire fresco a comienzos y durante sus años de máximo esplendor que fue toda esa década, los dorados años 70.

WR con Joe Zawinul en teclados, Jaco Pastorius en bajo y la inestimable colaboración de el grandioso Wayne Shorter eran los que marcaban la diferencia en aquellos años un verdadero seleccionado, internacional, word music aplicado en la procedencia de sus integrantes, Zawinul, austriaco, Pastorius con su ascendencia finlandesa, alemana, sueca e irlandesa, un afroamericano (Wayne Shorter) hasta llegó a haber un peruano, Alex Acuña, un brasilero, Airto Moreira , un norteamericano descendiente de árabes (Omar Hakim), un francés de origen antillano (Mino Cenelu) entre los más de 20 integrantes que tuvo en toda su existencia el grupo, esa, seguro fue una premisa.

Es ahí donde se puede encontrar algo de la forma en que componen los de Toronto o como abarcan el estilo. También en cosas de Ahmad Jamal, obviamente en Sun Ra y podemos indagar en alguna formación de Chick Corea en los 70s, en el Hancock de la misma década también seguro veríamos parecidos, hasta en las interpretaciones del saxofonista podemos escuchar cosas algo medio Coltrane o de Ornette, todo muy free.

Y sin darnos cuenta nombramos a Weather, Coltrane, Corea y Ornette casi nada para poder descifrar que tienen en la cabeza estos niños.

Aquí entre estos artistas es donde deberíamos apuntar y ver de qué va esto de BadBadNotGood

2- El otro punto, es de los años noventa, con Medeski, Martin and Wood, en este caso con la misma premisa mucho más exacerbada con elementos que trajo esa década determinada que fueron los avances tecnológicos la innovación de la tecnología al servicio de la música, incorporados a la música moderna, sinthes, computadoras programas, software aplicado, música electrónica, instrumentación electrónica pero mezclada con jazz, otra innovación, revolución otra vuelta de tuerca.

Entre ellos y los BadbadNotGood hubo otras experiencias como el primer gran rescate del jazz hacia el rap y hip hop, el otro según la prensa norteamericana es ahora con los aportes de Kamasi y Thundercat para el glorioso “To Pimp to Butterfly”, el acid jazz es otra mutación, el ñu jazz, y las inestimables colaboraciones de JDilla y Madlib que metieron sus dedos también y aportaron su cuota. Escenas más cercanas en el tiempo y en cuanto a sonido también, quizás.

Dicho todo esto y hecha las salvedades, a dormir tranquilo con el corazón contento de haber visto a la nueva gran cosa que está pasando en la música y estremeció a Niceto cual cometa pasa en las cercanías, rosando las atmósferas de otros cuerpos celestes.

PH: Cristián García Laborde

IMG_4607-01

IMG_4652-01

IMG_4695-01

IMG_4716-01

IMG_4729-01

IMG_4736-01

IMG_4557-01