Cobertura: Wavves en Niceto Club

Wavves se presentó el pasado viernes 13 de abril en el escenario de Niceto Club. Fue la primera vez que la banda estadounidense tocó en Argentina, tras una década desde su nacimiento.

Toda una celebración que daba inicio a un fin de semana movido con la visita de Radiohead al día siguiente. La noche abrió con El Sur que hace muy pocos días estrenó su nuevo disco titulado “Antes de que sea muy tarde”, entonces esta fecha no sólo fue importante por su contexto, sino también por este estreno. Luego siguieron Las Ligas Menores en vísperas de lo que acontecerá muy pronto, ya que están haciéndole la despedida a su hermoso repertorio donde no hay ni una canción que no te envuelva en esa sensación apacible, tan agradable de disfrutar. La banda se despidió y dejó a todos expectantes por su Fuego Artificial.

Luego llegó el momento que todas las personas bajo el techo de Niceto esperaban, Wavves salió al escenario y una ola de gritos y aplausos hicieron una oda a su nombre. Saludaron con las manos, dejaron sus vasos y botellas a un costado y sin decir más empezó la primer canción “Way Too Much”, ya que las introducciones aburren demasiado. La gente empezó a saltar de alegría dándole la bienvenida a Nathan Williams y compañía, demostrándole que el público argentino también saber surfear su punk californiano. Toda persona que haya visto el videoclip de la canción, el de los luchadores, tenía cierta inspiración agregada para meterse con fuerza al pogo y no salir del rectángulo. Wavves empezó con todo y para no bajar remató con “King of the beach” y se mantuvo en la cresta, el público duplicó la insistencia del reto y empezó a contagiar a quienes sólo observaban con tranquilidad, para que se los lleve la corriente. Si no te anclabas al piso, con cualquier motivo, ya sean los cordones o encenderse un cigarrillo, terminabas en el remolino que se formaba en el medio y ahí las olas golpeaban más fuerte al romper el estribillo.

Wavves fue mutando su estilo con el correr de su trayectoria, lo que empezó con un noise más desentendido y ruidoso, se convirtió en el pop-punk que continuaba su filosofía de divertirse y hacer alboroto con sus canciones. Emborrachar ese espíritu rebelde con letras de amor que terminan desembocando algún tipo de trasgresión, ya sea una cuestión social o un capricho encerrado en una habitación. Wavves hizo un salto de generación y recolectó un público variado, adolescentes, jóvenes y adultos bailaron al ritmo de una juventud prolongada cada tres minutos que te llenaba de una sensación caótica, de esa ferviente alegría de mover la cabeza de arriba abajo, de un costado a otro y de chocar con tus hombros los hombros de otros.

Su tercer disco King of the beach se podía ver en algunas remeras estampadas y con la presencia de ese gato fumado ya se exigía de antemano la presencia de algunos clásicos de la banda. La banda siguió apostando al álbum que lo había hecho estar en el oído de su público y sonó la enlatada Take on the world, con sus coros de la playa y su distorsión arrebatada. El público pedía explosión y explotó, cada uno de los integrantes de Wavves estaba en euforia a su manera, como cualquier otra noche de borrachera, pero esta vez haciendo felices a sus fans de Argentina que cada tanto se miraba la instalación de Niceto y se imaginaba el salto de Nathan. Se vieron varias manos en distintos momentos apuntando el segundo piso de la infraestructura, pero eso iba a ser una completa locura, incluso para el demente de Wavves.

La lista de canciones empezó a mostrar material de lo más reciente de la banda y sonó la canción que le da el nombre a su último disco You’re welcome, con un extraño riff tan surfer como espacial, una intro de voces tan robótica como lo cotidiano y una continuación imposible de evitar saltar. La gente tuvo la segunda oportunidad de darle la bienvenida a los pibes de california entonando en su idioma la siguiente repetición: welcome… welcome… dice la canción y una chica levanta bien alto su voz y le grita: ¿Por qué no vinieron antes? Pero Wavves no entiende español, sólo dijeron pocas palabras durante el recital en nuestro idioma, pero muchas más que la gran mayoría de los artistas que nos visitan. El público interactuaba constantemente con la banda y Nathan se entusiasmaba tanto que cada tanto apuntaba con su dedo a alguien de adelante, le decía algo y largaba una carcajada. Eso justamente es lo que esperaba de Wavves, la diversión, y cada uno de ellos parecía estar pasándola muy bien y entre el público y la banda, rápidamente se armó una especie de vínculo parecido al de la juerga. Comentarios entre arriba del escenario y abajo, le dieron la confianza suficiente a Nathan para que no tenga problema en levantar la botella, ya que el público iba a brindar también… por lo viejo, por lo nuevo, levantar bien alto y un trago por Wavves.

Ya ambas partes en sintonía y en acción, la banda revolvió las aguas y dio una seguidilla de temas increíbles como Sail to the sun, My head hurts y Demon to lean on; esta última para apaciguar un poco, pero no para confundirse y creerla de flotador, porque la canción va creciendo gradualmente y estallar bajo el agua se llama ebullición. Wavves suena con mucha energía y lo transmite tanto musicalmente como con un carisma que hace sonreír y enseguida agradar. No importa si alguien no sabía nadar, Wavves en Niceto te llevaba bien hasta el fondo pero luego te sacaba a respirar. Es una banda que le escapa a las baladas y está en constante movimiento, no se quedan quietos y la imagen que te pintan bajo el cielo son sólo unos pequeños destellos de poesía que te ayudan a descansar… para luego ponerte a bailar otra vez.

Una vez ahogado el público de emociones , nos lleva de nuevo a la costa de lo nuevo con Animal, una de las pocas canciones que anticiparon su nombre antes que su sonido. Stephen Pope, el bajista de pelo largo, el más antiguo de los integrantes junto a Nathan, dio la introducción con su instrumento cola de tiburón y recibió los brazos en alto de la gente mientras movía su cabellera rubia y enrulada y apenas se le veía la cara, pero sí una sonrisa de oreja a oreja. También Million Enemies, uno de los grandes éxitos nuevos de la banda, hizo lucir la voz de Williams en una entrada con la batería y una guitarra que acompaña con cortes directos, mientras un juego psicodélico de luces y visuales te hacen sentir de nuevo en el remolino.

De Afraid of heights a Vanely, los temas fueron pasando pero la gente pedía la canción del GTA hasta que llegó… Nine is god… aunque no tuvo ni siquiera que decir su nombre, sólo con oír la palabra videogame el publico entendió y gritó en señal de aceptación. Mucha gente habrá conocido a la banda jugando el juego seguramente, pero eso no quiere decir nada, ya que es completamente real que es una canción excelente que te va a querer hacer saber más sobre ese sonido y de la play a Internet, te encontrás con ese grupo de locos conocidos como Wavves. Ovación por ese regalo freak la banda saludó y se despidió. Pero como era de esperarse, su ausencia no duró casi nada y volvieron con mucha más locura para gritar su Post-acid. A esta altura ya Nathan le daba de su botella de vino a la gente por la boca, porque una sensación que te demuestran es que es muy fácil convertirse en amigos. Sólo hace falta enloquecer unidos y eso se demostró en el clásico canto argentino de olé, olé, olé.

Wavves se despidió con Green Eyes y se despidió como debía, con Williams tirándose hacia el público mientras la banda estiraba un momento instrumental donde era necesario despedirse con la misma energía que tuvo todo el show, mucho platillo, mucha distorsión y mientras el cantante estaba arriba del público, el guitarrista levantó la otra guitarra y tocaba con las dos. Un cierre muy arriba para subirnos a la cresta de sus tablas y surfear con ellos. Wavves dejó más que contento a su público que espera que sus aguas se puedan volver a cruzar.

PH: Nadia Guzmán

El Sur en Niceto Wavves

El Sur en Niceto Wavves 1

El Sur en Niceto Wavves 3

Las Ligas Menores en Niceto Club Wavves. 3

Las Ligas Menores en Niceto Club Wavves. 2

Las Ligas Menores en Niceto Club Wavves. 1

Las Ligas Menores en Niceto Club Wavves. 4

Wavves en Niceto Club 1

Wavves en Niceto Club 5

Wavves en Niceto Club 4

Wavves en Niceto Club 3

Wavves en Niceto Club

Wavves en Niceto Club 7

Wavves en Niceto Club 6

Wavves en Niceto Club Fin