Disco: Daft Punk – ‘Random Access Memories’

  RANDOM ACCESS MEMORIES, Daft Punk (Columbia, 2013) [rating: 4.5]   Cuando todo el mundo se tira para el lado del electro y del ruido, Daft Punk gira el timón indefectiblemente, haciendo valer estos años de espera. Eso es lo que los hace grandes, referentes y lo que hace a RAM uno de los discos […]

 
RANDOM ACCESS MEMORIES, Daft Punk (Columbia, 2013)
[rating: 4.5]
 

Cuando todo el mundo se tira para el lado del electro y del ruido, Daft Punk gira el timón indefectiblemente, haciendo valer estos años de espera.

Eso es lo que los hace grandes, referentes y lo que hace a RAM uno de los discos más esperados del año. Un álbum casi sin loops ni samples, pero con un trabajo de estudio de más de dos años; un encuentro con el lado más humano de los robots, que además de revolucionar la electrónica ahora demuestran que también pueden te pueden hacer bailar con instrumentos. Es un viaje del que vale hablar parte por parte.

Give Life Back To Music” es un gran inicio de disco. Melodías pegadizas, muy bailable. Nos anticipa un poco lo que se viene: muy 80s, menos computadoras y más banda. Pero mostrando que el clásico vocoder de Daft Punk está intacto. Si querían devolverle vida a la música, es un muy buen comienzo. “The Game of Love”, por su parte es el tema más sexual del álbum. El bajo cortado y las guitarras haciendo el groove también adelantan el sonido del álbum. Por momentos hace recordar a algo de Sebastián Tellier, pero no consigue del todo sus atmósferas. Quizás porque el robot es sentimental, pero no sensual.

“Giorgio by Moroder” cambia el mood. Es claramente un tributo a uno de sus héroes, Giorgio Moroder, el Daft Punk italiano. Una inspiración para nuestros robots, que acá muestran su lado más bailable con sonidos viajeros y sintetizadores a pleno. Un viaje a fines de los 70s. “Within”, por su parte, es una linda balada; como podía faltar en un disco de Daft Punk. Si bien no le llega ni a los talones a “Something About Us”, se podría ver como la segunda parte de “Make Love”.

“Instant Crush”, y aplausos señores. Si querían un hit, acá lo tienen. Y el nombre es justamente lo que sucede cuando lo escuchás, te enamorás. La voz de Julian Casablancas (filtrada el vocoder daftpunkero, que le queda como un guante) va surfeando la canción con una melodía increíblemente pegadiza que podría ser un cántico de cualquier hinchada argentina de fútbol. Los sintetizadores y el bajo en el estribillo son una obra de arte.

“Lose Yourself To Dance” es el tema más parecido a “Get Lucky”, probablemente por la participación de Pharrell Williams (N.E.R.D) y el gran Nile Rodgers (Chic). Las guitarras te meten en el groove de un funk de los 80s muy pegadizo, que por momentos remiten a algo de Michael Jackson o Prince.

“Touch”, el tema menos Daft Punk del disco, es una obra maestra, con unos tintes de ópera que lo convierten en una rapsodia bohemia del futuro. Un arranque extraño, con sonidos del más allá, se topa con un Paul Williams que nos hace pensar que estamos frente a un tema de Bowie. Y ahí nomás entra la banda: un viaje a los 60s y quizás mas atrás, que te teletransporta a un bodegón donde gente de traje toca un tema para un aniversario de 50 años de casados (¿”I Love You Baby”?) con la pareja bailando en medio del salón. De repente, aparece un giro de rock progresivo con reminicencias a “The Youth” de MGMT. Es un viaje por el espacio sobre sintetizadores voladores, con sirenas cantando desde ultramar. Paul Williams vuelve a aparecer en un final directo desde las entraña, para concluir esta (triste) ópera.

“Get Lucky” llega al fin, y lo mejor del tema es que la album version es ligeramente distinta al single. Ya lo escuchamos por todos lados y nos llamó la antención la cantidad de versiones que ya se hicieron en tan poco tiempo. El groove de las guitarras y el bajo te transportan, junto al fraseo de Pharrell, a una inevitable pista de baile.

“Beyond” es uno de los temas más atractivos de RAM. Comienza como la presentación de una película de Hollywood pero al toque nos damos cuenta que podría ser un tema de Interstella 5555, su película. Bien daft punkero, ni tan rabioso ni tan ruidoso, pero con uno de los climas más agradables del disco. “Motherboard”, por otro lado, es el tema más raro del disco. Comienza como una gran improvisación de jazz, hasta que los sintes (¡cuando no!) nos meten en lo que podría haber sido otro fragmento del soundtrack para la película Tron.

“Fragments of Time”. Otro tema de música disco, con algo de soft rock de los 70s. Compuesto y cantado por el productor house Todd Edwards (el del gran “Face To Face”), la canción nunca termina de tomar vuelo, aunque remonta al final cuando la banda intenta una secuencia de heavy metal limpio. “Doin’ It Right” es definitivamente un tema con la impronta del dúo, que podría haber estado en Discovery. Quizás porque, como dijeron ellos, sea el único tema completamente electrónico del disco. La voz infantil de Panda Bear (de Animal Collective) repite la melodía hasta formar un mantra.

Y llega “Contact”. Para los que querían una muestra de la vigencia de Daft Punk, nada mejor que el final del disco. Un tema épico, que podrían usar en el final de cualquiera de sus presentaciones en vivo. Comienza con una grabación del capitán del Apollo 17, donde habla de su encuentro con un objeto alienígena. Tres minutos de una batería descontrolada dan lugar a la cabalgata de un bajo metalero y, a lo largo del tema, un ruido de interferencia pasa de grave a agudo, demostrando una vez más que -bien utilizado- cualquier sonido puede ser música.

El balance del disco viene solo. La casi ausencia de distorsión en las guitarras y el poco de ruido hacen a una atmósfera poco rockera, pero los sintetizadores siguen más vigentes que nunca, ahora en formato banda. La presencia de los invitados convierte al disco en un claro tributo a la música disco de los 70s y 80s, y muestra que las influencias de los robots siguen vigentes aunque los años pasen. Estamos ante el primer disco de Daft Punk para escuchar sin pensar en Daft Punk.

Con Random Access Memories, en vez de procesar la música los Daft Punk la crearon, dándonos la materia prima para que, quién tenga ganas, agarre esta catarata de nuevas melodías y haga otras mezclas para quienes necesiten más volumen. ¿O nadie se imagina estos temas sonando en vivo, o sonando en un futuro Alive? Estamos frente al disco más importante del año. Un disco que va a quedar en la memoria, en la memoria RAM.

por Viti Videtta
 


 

Random Access Memories

1. Give Life Back To Music
[rating: 4]

2. The Game Of Love
[rating: 3.5]

3. Giorgio By Moroder
[rating: 4.5]

4. Within
[rating: 3.5]

5. Instant Crush (feat. Julian Casablancas)
[rating: 5]

6. Lose Yourself To Dance (feat. Pharrell Williams)
[rating: 4]

7. Touch (feat. Paul Williams)
[rating: 5]

8. Get Lucky (feat. Pharrell Williams)
[rating: 4.5]

9. Beyond
[rating: 4.5]

10. Motherboard
[rating: 3.5]

11. Fragments Of Time (feat. Todd Edwards)
[rating: 4]

12. Doin’ It Right (feat. Panda Bear)
[rating: 4.5]

13. Contact
[rating: 5]