Disco: Red Hot Chili Peppers – ‘I’m With You’

I’M WITH YOU, Red Hot Chili Peppers (Warner Bros, August 2011). [rating:3.5]   Los Red Hot Chili Peppers siguen vivos. No es poco: sin dudas, es más de lo que muchos esperaban de I’m With You. En una hora de música, los muchachos se encargan de dejarlo en claro. Éste disco representa, por segunda vez […]

I’M WITH YOU, Red Hot Chili Peppers (Warner Bros, August 2011).
[rating:3.5]
 
Los Red Hot Chili Peppers siguen vivos. No es poco: sin dudas, es más de lo que muchos esperaban de I’m With You. En una hora de música, los muchachos se encargan de dejarlo en claro.

Éste disco representa, por segunda vez en 20 años, un nuevo trabajo de los Chili Peppers sin su genial guitarrista John Frusciante. La última experiencia de los Peppers sin él había sido simplemente nefasta. El riesgo no era, para éste nuevo disco, extrañar el virtuosismo de Frusciante en las 6 cuerdas. El riesgo era no sólo extrañar su guitarra, sino también sus aportes compositivos, sus arreglos, sus coros, su fuerza creativa.

Pero I’m With You es un buen disco y, en especial, un disco consistente: es difícil señalar en ésta colección alguna canción realmente mala, y eso ya es mucho para un álbum de los Peppers. Aunque la marca de Frusciante brille por su ausencia, I’m With You es la evidencia de que él no fue el único compositor de la era post-BloodSugarSexMagik.

El nuevo y joven guitarrista, Josh Klinghoffer, es un buen aprendiz de su amigo Frusciante: su aporte al disco no es nada despreciable, con un estilo texturado, quebradizo, lleno de arreglos, pequeños toques y ruiditos, a los que también suma teclados y algunos coros. Queda claro que la química con el resto de la banda (con quienes toca en vivo desde el 2006) es fuerte.

En algúnos momentos del disco, parece haber intenciones de experimentación, de innovación, de ir por fuera del sonido típico de la banda: la base y el saxo de “Did I Let You Know”, el piano sobre el que se apoyan “Even You, Brutus?” y “Happiness Loves Company” (con unos buenos coros marciales de Klinghoffer), el in-crescendo dramático de “Brendan’s Death Song”, la batería de “Dance, Dance, Dance”.

En “Monarchy of Roses”, por ejemplo, Kiedis canta desde adentro de un motor de distorsión, encerrado, hasta que su voz logra salir a la superficie, para un estribillo que galopa arriba del bajo de Flea. El resultado no es necesariamente bueno, pero la canción muestra una búsqueda. Y eso entusiasma: en cualquier forma de arte, no hay nada más entristecedor que ver un artista estático, sin moverse, confortably numb.

Y la realidad es que, sacando los temas mencionados, en la mayoría de los casos los Peppers juegan a la segura. Algunas buenas baladas (“Police Station”, “Meet Me at the Corner”) y mucho funk, a veces bien logrado (“Factory of Faith”), a veces no tanto (“Look Around”). Sin la fuerte presencia de Frusciante y su guitarra, el bajo de Flea se luce, bien al frente, rebotando y borbotando, exhibiendo libremente su virtuosismo indiscutible. Pero eso no es un problema.

El problema es que, en la mayoría de los temas de I’m With You, los Peppers se aferran a la seguridad que les da repetir la formula del éxito, esa que tanto rédito les dió desde que resurgieron de las cenizas con Californication (como una banda con menos rapeo y más rock mainstream).

¿Qué fórmula? En los versos, el fraseo característico de Kiedis apoyado sobre un sólido midtempo de la base rítmica; hasta entrar a un estribillo de estadio con un riff de estadio, muchos “heeey ieeeeeyy”s y “ooh yeaaah”s y melodías vocales que suenan demasiado familiares. Y las fórmulas son eso, fórmulas. Más cercanas a la producción en masa (o a la ciencia, en el mejor de los casos) que al arte.

El otro elemento que, lamentablemente, le impide al disco tomar vuelo son las letras de Anthony Kiedis. Como casi siempre, pendulan entre el vacío de lo explícito y el alienamiento de lo incomprensible. Pero ésta vez, sin la mística de Frusciante contagiando todo, el déficit del componente lírico tiñe a la música de una superficialidad que la lastima. Que la convierte en vacía.

I’m With You te lleva a pasar un buen rato, a pasarla bien en una buena fiesta, pero cuando volvés a tu casa y the music’s over, te das cuenta que la fiesta no llenó el vacío. Eso si, por lo menos, el rato estuvo bueno. Y, de nuevo, eso es más de lo que muchos esperaban de I’m With You.

Por Tobias Seversøn
 

 
Tracklist:

01. Monarchy of Roses
[rating:3]

02. Factory of Faith
[rating:4]

03. Brendan’s Death Song
[rating:4]

04. Ethiopia
[rating:3]

05. Annie Wants a Baby
[rating:4]

06. Look Around
[rating:3]

07. The Adventures of Rain Dance Maggie
[rating:3.5]

08. Did I Let You Know
[rating:4]

09. Goodbye Hooray
[rating:2.5]

10. Happiness Loves Company
[rating:4]

11. Police Station
[rating:3.5]

12. Even You Brutus?
[rating:3]

13. Meet Me at the Corner
[rating:4]

14. Dance, Dance, Dance
[rating:4]