Cobertura: Juana Molina en Niceto Club

Juana Molina volvió a Niceto Club luego de girar por Europa, donde se cruzo con Devendra Banhart y muchos más

Miércoles 2/08. Niceto Club. En primera fila una mujer mayor en silla de ruedas.

Me llamo Nina. Tengo 81 años. Me gusta la música, me encanta…la siento, sí, toda, me llega, me conmueve la música en general…. ¿A qué me dedico? Hice telar y pintura. Ahora estoy jubilada vieja y le cocino a mis nietos“, se ríe la señora.

A Juana la sigo desde que era artista, actriz. Compré su primer cassette y después le seguí la trayectoria cuando iba a Europa. Acá le cuesta afianzarse más, ¿viste? Pero ahora hay grupos que la siguen y me parece bien”-

De Juana me gusta la tenacidad y el oído para la música, para ir captando distintos sonidos. Me parece que son los sonidos del futuro… a los que vamos a estar habituados“.

Además de Juana, me gustan los blues de Pappo. Atahualpa Yupanqui también. De acá me gusta muchísimo el que toca el bandoneón….¿cómo se llama? Fernando…no me acuerdo”. Le pregunta al abuelo. Él le dice: Melero. Ella dice que ese también, pero que no es. Sigue: “Piazolla también me gusta. Todo lo que sea innovación me gusta. Me gusta todo lo nuevo. Tratar de entender lo nuevo”.

Juana está rompiendo con la música tradicional, pero es una estudiosa del sonido. El papá era músico, es… y la hermana también pero ella trasciende porque tiene otras cosas para decir, para hacer…tiene otra búsqueda”.

Es la primera vez que voy a un recital y la verdad que fue una sorpresa de mis nietos que me alegraron el corazón muchísimo. Con mi esposo es imposible ir pero ellos sabían que me gustaba mucho y me quisieron dar la sorpresa”.

Me gusta la gente que elabora cosas y que saca lo mejor”- “El último disco me lo regaló mi nieta. Me encantó”. “Me gustó el recital. Se vibra la música….lo sentí internamente”, se ríe. ¨Me gusta la dedicación, la fuerza que le pone a la interpretación. Muy bueno“.

GRACIAS Nina. ¡Gracias Juana por la música, por la magia y por ser una mujer tan inspiradora!

. . .

Por mi parte, sigo a Juana muy de cerca y la escucho con mucho respeto pues admiro su obra.
Hace un mes vi la presentación de su disco y publiqué lo siguiente:

Juana, bella incomodidad.

Hambrienta. Alocada. Valiente.
Una mujer honesta que no tiene miedo a molestarte.
No le importa hacerte esperar y no tranza con lo seguro.

La banco porque busca, porque la veo mutar, porque su música tiene impronta y porque me hace bailar.
Así la veo yo. Así viví ayer la presentación de Halo. ¡Gracias por la música!

Creo que en este disco alcanzó una voz propia, resultado de un proceso de búsqueda largo. Su show es místico, tiene experiencia y eso le permite estar conectada. Aunque a veces se incomoda, está presente y eso es algo que aprecio como artista. Es espontánea, es honesta.
Siempre que veo a Juana tengo la sensación de estar viendo algo icónico y si bien parece una leyenda se la siente muy cercana, casi familiar.

Ritmos hipnóticos y una voz penetrante dónde la palabra y su interpretación juegan un papel fundamental. Y su cuerpo. Su cuerpo que baila. La acompañan dos jóvenes talentos, Odín Schwartz y Diego Lopez de Arcaute con absoluta humildad. Me resulta muy atractivo el power trío que forman. Es como si ellos dos la envolvieran de una energía más lumínica y pura. Ella en el centro pisa fuerte, marca el tempo y embruja: “en un mundo encantado, todo esta pronto a convertirse en otra cosa”.

Juana atrae porque da curiosidad, da ganas de volver a escuchar. No es inmediata, no entra fácil. A su música hay que dejarla reposar. Propone, molesta y una vez que le das lugar, te acomodás a su juego y empezás a comunicarte con esto que propone. La magia del humor, el loop que va cobrando vida, su exploración tímbrica.

Este miércoles estaba liviana, segura del lugar en el que está ubicada, capaz de reírse de sí misma.
Dio un gran show acompañada por su público: un nicho fiel de todas las edades con algunos nuevos jóvenes adosados.

 

Fotos + Video: Jimena Marseillan

Juana Feliz

Juana Batero

Juana6

Juana5

Juanita!