#OPEN FOLK: Se Viene ‘Pure Comedy’ de un tal Father John Misty

La re-invención, para el artista, no es un acto de rebeldía, sino la única forma posible de hacer arte. En el caso de la música, se traduce en evitar la industralización por parte de discográficas que se empeñan en convertirla en una máquina de hacer chorizos y repetir fórmulas “exitosas” para seguir vendiendo.

A esta necesidad innata del artista de evolucionar, sumale un contexto político mundial agitado que encuentra su climax en Donald Trump presidente, y eso te da Pure Comedy, el nuevo material de Father John Misty que sale el 7 de Abril.

Las 4 canciones-adelanto que salieron en estas últimas semanas, junto con un mini-documental bizarro, dejan entrever que el 3er disco de Josh Tillman bajo el pseudónimo Father John Misty se trata de una obra conceptual, que narra una historia pre-apocalíptica. El primer corte, “Pure Comedy”, es una balada amable y de larga duración que nos muestra que es un disco menos hitero, con letras profundas e inquietantes. La temática principal, apoyada por el tremendo arte que hizo Ed Steed (The New Yorker), es que la humanidad tocó fondo y no parece haber esperanza, tan solo esperar el fin. Algo así como el hombre moribundo del segundo corte, “Ballad of the Dying Man”, consciente de estar dejando atrás publicaciones en redes sociales, pero no demasiadas emociones nobles. Igualmente, no todo es oscuridad para Tillman y llama a la humanidad a unirse: “I hate to say it, but each other is all we’ve got”.

Si hay algo que siempre caracterizó a Father John Misty, es la acidez con la que encara temas cotidianos. Después de una carrera solista olvidable y su paso insulso por los Fleet Foxes, graba Fear Fun encontrando su identidad musical y desarrollando un lenguaje lírico original. I Love you Honey Bear, su tan exitoso sucesor, es la continuación de ese lenguaje con una composición y producción más ambiciosa, tomando como eje principal su matrimonio con la fotógrafa Emma Tillman y el amor con todas sus miserias: el machismo, las comparaciones, las inseguridades y los celos. En Pure Comedy, en cambio, la música y el lenguaje parecen estar a merced del mensaje, como en la canción “Two Wildly Different Perspectives”, que nos sorprende al mostrar un J. Tillman puro, sin sarcasmos.

La producción estuvo una vez más a cargo del propio Josh Tillman junto al músico californiano Jonathan Wilson, quien supo producir también a Conor Oberst y a la banda Dawes. La mudanza de Father John Misty de Los Angeles a Nueva Orleans parece haber influido en la sonoridad del disco, dejando de lado los arreglos eclécticos de sus anteriores trabajos por algo más simple en apariencia, con un aire jazzero por momentos. Esto tiene que ver con que el piano es protagonista, como si las canciones hubiesen surgido ahí, con melodías que recuerdan al primer Elton John y al Lennon solista. Los soberbios arreglos de coros, cuerdas y vientos a cargo de los compositores Gavin Bryars, Nico Muhly y Thomas Bartlett, le dan peso y emoción a cada clímax, haciéndonos sentir inmersos en una ópera.

Como ya había manifestado en su famoso rant en el festival “WXPN’s XPoNential”, con este nuevo material Father John Misty parece estar re-planteándose el rol del artista y del entretenimiento. Un entretenimiento que, como lo describe en la canción “Total Entertainment Forever”, nos mantiene distraídos literalmente llevándonos hacia la extinción. Es por eso que el resultado no es un disco para poner y lavar los platos, sino un disco para acostarse en la cama, escuchar y reflexionar. Porque ese es el máximo objetivo del artista: canalizar lo que tiene que ser dicho y quien quiera oír que oiga. El que no, seguirá siendo un actor más en esta comedia.