Pappo y BB King: una amistad para recordar

Hace ya doce años se nos fue uno de los más grandes músicos de la historia de nuestro país y hoy cumpliría años, por eso queremos homenajearlo recordando una de las cosas de las cuales Pappo estaba más orgulloso: su relación con BB King.

“En 42 años de carrera, conocí 68 países y muy buenos músicos de blues, jazz, country y rock and roll. Esta noche tengo el orgullo de presentarles al mejor guitarrista de blues de Sudamérica. De Buenos Aires, Argentina, ¡Pappo!” así lo presentaba el rey del blues a nuestro querido Pappo aquella noche en la cual el músico argentino se subió al escenario del Madison Square Garden en la ciudad de Nueva York para hacer un solo de guitarra que dejaría con la boca abierta a más de uno en el público.

Luego de su paso por el MSG, Pappo se sentó frente a una cámara y le contó a sus fans cómo había sido esa experiencia:

Pero la realidad es que Pappo y BB King se conocieron mucho antes y lo hicieron en nuestro país, más precisamente en Obras en el año 1992, cuando el músico argentino, acompañado por su banda, abrió el show del rey del blues. Así lo contaba el mismo Pappo:

“El viejo venía en limusina por Libertador y, ya llegando a Obras, empieza a escuchar «Blues local». Cuando paró la limusina se bajó y se golpeó en el pecho diciendo: ‘Who is this guy? I want him in the show’ [¿Quién es este tipo? Lo quiero en mi show] y se fue para adentro. A mí nadie me dijo nada. Terminé de tocar, me puse en bolas y me tiré en la pileta de los basquetbolistas que hay en el vestuario de Obras. Al rato viene un asistente mío, y me dice: ‘Carpo, te está llamando el negro desde el escenario, vestite, apurate’. Tenía mojados los pantalones de cuero y no me los podía subir; me puse una camiseta y subí al escenario con medio culo al aire, y al segundo paso que di el pantalón hizo plic y subió. Le di la mano a B.B. King, le dije: ‘Nice to meet you sir, thank you’, y después me di vuelta para irme. Pero él pidió que me dieran una guitarra. Empecé a tocar y fue como estar en Fórmula 1.

En febrero de 2005, a unas horas de la muerte de Pappo, el músico estadounidense expresó su tristeza: “Sin él, la Argentina ya no será igual para mí. Era el mejor guitarrista de blues de Sudamérica”.